Presencia de cálculos que no se expulsan con la micción normal, pueden formarse en personas sanas sin indicios de cuerpos extraños, infecciones, estenosis o defectos anatómicos
La presencia de cálculos en las vías urinarias altas no es necesariamente un factor predisponente a la formación de litiasis vesical.

EPIDEMIOLOGÍA

La incidencia de Cálculos vesicales ha disminuido a un ritmo constante desde el siglo XIX gracias a las mejoras en la dieta, la nutrición y el control de las infecciones. En nuestro país, los cálculos vesicales afectan a los adultos y, con menor frecuencia, a niños. En el hemisferio occidental, los cálculos vesicales afectan principalmente a los varones, normalmente de edad superior a los 50 años, y están asociados a obstrucción.

En los pacientes con lesiones de la médula espinal de novo y vejiga neurógena, hasta el 36% desarrollaron cálculos vesicales durante un periodo de 8 años. Gracias a las mejoras asistenciales, este porcentaje ha caido hasta por debajo del 10%.

La inflamación de la vejiga secundaria a radioterapia externa o la esquistosorniasis también pueden predisponer a los pacientes a formar cálculos vesicales

PREVENCIÓN GENERAL

Resulta esencial tratar la causa subyacente del cálculo:

  • Se analizan los cálculos. Se instaura tratamiento farmacológico dirigido si es necesario.
  • Fomentar la hidratación; utilizar sondaje intermitente para evitar un sondaje permanente.
  • Tratar la obstrucción infravesical.
  • Retirar los cuerpos extraños.

FISIOPATOLOGÍA

Los cálculos vesicales pueden formarse principalmente en la vejiga, o en el riñón y pasar después a la vejiga, donde pueden aumentar de tamaño. El aumento del residuo posmiccional sumado a la elevación del cuello vesical tienen como resultado la formación de cálculos en la orina remansada que no son capaces de vencer la fuerza de la gravedad, atravesar la próstata intravesical y salir por la uretra.
El urato amónico es un componente frecuente de los cálculos vesicales y puede presentarse en forma pura o mezclado con otros componentes minerales. En las regiones endémicas, la bala ingesta de fósforo provoca un aumento del urato amónico. Por otra parte, la alimentación a base de verduras con alto contenido en oxalatos y los bajos niveles de citratos en orina asociados a una ingesta insuficiente de proteínas animales contribuyen a la litogénesis.
Los cálculos vesicales pueden ser tanto de ácido úrico u oxalato de calcio como de fosfato de calcio.
Normalmente, si el cálculo es lo suficientemente pequeño como para atravesar el uréter, atraviesa la uretra. Sin embargo, una vez se queda en la vejiga, puede seguir aumentando de tamaño.
Puede haber cálculos únicos o múltiples. Algunos pueden ser muy duros y laminados. Su forma oscila entre elíptica y forma estrellada. En algunos casos tienen una superficie poliedrica. Los cálculos pueden estar libres o adheridos a la pared vesical.

TRATAMIENTO

La cirugía es el pilar del tratamiento con diferentes procedimientos. Consulte al equipo de cirujanos de urología especializada y le aconsejarán cual es la mejor técnica para su caso.

Share This